miércoles, 24 de abril de 2013

PIÑA CON CREMA QUEMADA

Me gusta la piña, en su jugo, en almíbar y sobre todo al natural. Es una fruta que la podemos disfrutar todo el año, siempre está de temporada. Con innumerables beneficios y pocas calorias, la piña es un postre ligero, refrescante y exquisito.
Os traigo una receta en casa nos encanta. Simplemente con preparar una crema de natillas y partir la piña, el éxito está garantizado.
El toque, pues sería disponer de una pala para quemar azúcar. Yo, no dispongo de cocina de gas, así que me es imposible calentar la pala, por eso opté hace ya mucho tiempo, en comprarme un soplete  pequeño y a buen precio. No llegó a 15 euros y reconozco que es un utensilio muy práctico y que hace que la presentación de muchos postres, sea todo un lujo.
Así que si os tenéis que dar un capricho barato y si os gusta la cocina, puede ser una opción muy válida.
Os dejo este maravilloso postre.


Ingredientes:

Para la crema de natillas:
600 gr. de leche
2 huevos
30 gr. de maizena, harina de maiz
1 sobre de azúcar avainillado, yo los compro en lidl o unas gotas de aroma de vainilla
110 gr. de azúcar blanca
Para quemar, azúcar moreno

Piña natural pelada y cortada.

Elaboración:
Si hacemos la crema de natillas de forma tradicional:
En un cazo, ponemos toda la leche, menos unos 150 gr.
Añadimos a la leche del cazo, el azúcar normal y el avainillado, removemos de vez en cuando.
Mientras, en la leche que hemos reservado, batimos los huevos y la maizena, con varillas o con cualquier robot que tengáis.
Cuando la leche esté caliente, añadís la mezcla al cazo y sin dejar de remover, hasta que empiece a espesar, y veréis que se vuelve con la consistencia de unas natillas. En este punto, vertemos en un recipiente y dejamos que se enfríe.
 
 
Si la crema de natillas la hacemos en thermomix:
Todos los ingredientes dentro, 15 seg. v5. Colocamos la mariposa en las cuchillas, y 9 min. 90º, v2. Vertemos en un recipiente y dejamos que enfríe y coja consistencia. 
 
A la hora de servir, con la piña ya cortada y puesta en platos individuales, vertemos unas dos cucharadas de crema de natillas, que ya tendremos fría, encima de los trozos de piña. Espolvoreamos azúcar moreno y con ayuda de una pala de quemar o con el soplete, quemamos el azúcar, y listo !!!!!
 
Buen provecho !!!

10 comentarios:

  1. A eso se le llama rizar el rizo, y con esa combinación de texturas y sabores, el acidito de la piña y el dulzor de la crema quemada, un lujazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lujo al alcance de todos y con materias primas económicas !!!

      Eliminar
  2. Respuestas
    1. Gracias Maria, estoy aprendiendo un poco de tí ;)

      Eliminar
  3. Que rica tiene que estar! Yo ya prefiero el soplete a la pala ,me parece más cómodo y controlas mejor donde quieres quemar.Te quedó de fábula
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Inma el soplete va genial, como tú bien dices, y no es una inversión desorbitante.
      Gracias por comentar, un abrazo!

      Eliminar
  4. Tengo pala y vitrocerámica y lo hago eh?
    Pero que con el soplete es mejor.
    Se ve estupendo el postre.
    Besazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Thermo mi placa es de inducción y ahí si que no se calienta la pala ni aunque pidas ayuda al Divino, jajajajajaja. Pruébalo y ya verás que rico!
      Gracias por comentar, un abrazo!

      Eliminar