martes, 10 de diciembre de 2013

SOPA DE CEBOLLA, MI RECETA

Pues sí, mía por que no es una sopa de cebolla, tal y como manda la receta. La mía es sin gratinar, sin queso, tan sencilla que casi asusta, pero muy rica y válida para servir en cualquier mesa.
La verdad es que apetecen estos platos de siempre, son fáciles de elaborar y muy económicos y gustan mucho. 
Puede ser una opción para aquellos que tengáis costumbre de servir sopas en la cena de Nochebuena, entonces si que os recomendaría que fuera una sopa más francesa, es decir, un poco más elaborada, pero bueno ya os lo aclararé en las notas de abajo.
Hoy he hecho esta sopa, y he recordado a un hombre, que le gustaban las sopas, hasta para desayunar. Mi tio Paco, él era ese hombre. Nos dejó hace unos días, desde aquí, recordarlo, con muchísimo cariño.


Ingredientes para 6 personas:
4 cebollas hermosas, las mías de figueras, cortadas en juliana muy fina
1 litro y medio- 2 litros de caldo de pollo, caldo de cocido, el que solemos hacer, en su defecto agua y unas pastillas de caldo. También un buen caldo comercial nos serviría, por supuesto.
1/2 vasito de vino blanco.
Pan tostado del día anterior o pan tostado comprado. El mío era  esta opción.
Una cucharada de azúcar.
Sal
Aceite de oliva virgen extra
Tomillo

Elaboración:
En una cazuela con aceite, sofreímos las cebollas, muy lentamente, hasta que se pongan transparentes. No se han de quemar  ni tostarse. Salamos.Si tapamos la olla mientras se sofríen, conseguiremos que se reblandezcan antes. Cuando estén ya tranparentes, añadimos el azúcar, removemos unos segundos y vertemos el medio vaso de vino blanco. Dejamos que evapore un par de minutos.
Incorporamos el caldo y dejamos que llegue a ebullición y dejamos cocinando unos 25 minutos. Rectificamos de sal y añadimos también el tomillo.
Cuando nos queden 3 minutos para servir y con la sopa hirviendo, añadimos el pan tostado, roto y dejamos un par de minutos y servimos.

Notas:
Si la queréis más elaborada y más "deluxe", hacemos la sopa. Tostamos pan en rodajas un poco gordas y las ponemos encima de la sopa. Añadimos encima de las tostadas queso rallado y metemos en el horno para que gratine. Normalmente se hace en cuencos individuales. Servir inmediatamente.
Las cebollas perfectas para hacer esta sopa, son las dulces, en el caso que no sean las nuestras, se añade el azúcar, como es en mi caso.

Buen provecho !!!
 

1 comentario: